..........................................................................................................

La Caída del Muro de Berlín (II). El error de Gunter Schabowski


Así tras un repaso por los antecedentes en la entrada anterior: La Caída del Muro de Berlín (I). Antecedentes, volvemos a la mañana del 9 de Noviembre de 1989, día de la Caída del Muro de Berlín. Lo sucedido este día tiene un buen reflejo en el Documental del Canal de Historia "El error de Schabowski"


A las 6:41 de un sombrío día de Noviembre en el Politburó se comenzaba a debatir sobre una decisión que iba a cambiar la história de la Alemania comunista. Los ciudadanos de la RDA habían comenzado a manifestarse frecuentemente con mas fuerza en contra del Régimen totalitario y la prohibición de poder abandonar su país. Erich Honecker, jefe de estado y líder de la RDA durante muchos años, había renunciado el 18 de octubre de 1989, tras una conspiración en su propio partido ante su cuestionable labor, siendo reemplazado por Egon Krenz pocos días más tarde, que tampoco estaba consiguiendo resolver el asunto de fronteras. La primera decisión del nuevo gobierno había sido adoptar una nueva norma que aliviara el clima de tensión escalada que se vivía en la RDA y en Berlín en las últimas fechas.


Era evidente que el poder debía tomar una iniciativa para calmar los ánimos de la población. Ante la preocupación de las autoridades de la RDA, se debían adoptar nuevas disposiciones que regularan el régimen de entrada y salida del país, y esta labor le correspondería encabezarla a Gerhard Lauter, director del departamento de pasaportes y registros. Contó con un equipo de 4 miembros entre los que se encontraban dos oficiales de la Stasi. El documento que iba a salir de aquella negociación contravendría las pautas que habían recibido del politburó, autorizando los viajes privados y la salida permanente sin el proceso de estudio y concesión vigente que era necesario hasta la fecha, un procedimiento verdaderamente arbitrario que impedía con frecuencia a los berlineses a acudir por ejemplo al entierro de un familiar en la RFA o en el Berlín occidental. Para la mayoría de los ciudadanos esta nueva medida no tendría de todas formas efectos inmediatos para la mayoría de la población, ya que tan solo uno de cada cuatro ciudadanos de la RDA tenía el pasaporte en regla para poder cruzar el Muro de Berlín o la frontera. Estas medidas provisionales entrarían en vigor a las 4:00 horas de la mañana siguiente del 10 de noviembre para evitar aglomeraciones esa tarde.


Los líderes del Partído Socialista Unificado se reunían a las 16:00 horas en privado, todos excepto el nuevo comisionado de comunicación, el reformista Gunter Schabowski, encargado de las relaciones con los medios. Schabowski convocaría una rueda de prensa sobre la reunión del comité central para aquella noche, que inusitó el interés de los medios de comunicación. Egon Krenz leería en la reunión del Comité Central el documento del grupo de trabajo de Gerhard Lauter sobre la concesión de permisos para viajar al extranjero sin necesidad de justificar ninguna razón para hacerlo. El documento fue aprobado por el Comité Central con la ausencia de Gunter Schabowski, el encargado de hacerlo público, y que volvería poco antes de la rueda de prensa. Egon Krenz le entregó el documento a Gunter Schabowski para que lo leyera en la rueda de prensa sin comunicarle la demora de su entrada en vigor hasta las 04:00 horas de la mañana siguiente.



La sala que albergaría la rueda de prensa acogía a 200 periodistas que no se imaginaban lo que ocurriría, pero tenían la sensación que iba a producir algún hecho importante. A las 18:00 horas comenzaba puntual la rueda de prensa. Durante 50 minutos Schabowski habló de la reunión del Comité Central sin mencionar nada en relación a la libertad de movimiento. A las 18:51 la rueda de prensa dará un giro inesperado. El corresponsal de la agencia italiana ANSA, Riccardo Ehrman, preguntó a Gunter Schabowski sobre las normas de viaje de la RDA :

«"Señor Schabowski, ¿No cree que el proyecto de ley sobre los viajes que presentaron hace unos días fué un gran error?"»

En ese momento Gunter Schabowski cayó en la cuenta, se le había olvidado hablar sobre las normas para viajar al exterior de la RDA. Comenzó a remover los papeles y no consegía encontrar el documento que le entregaría horas antes Egon Kren, y tuvo que necesitar la ayuda de un miembro del politburó. Cogió las gafas y se dispuso a leerlo a las 18:57:

«"Es posible solicitar un viaje privado al extranjero sin condiciones previas, ni razones para hacerlo ni circunstancias familiares. Los permisos se tramitaran con prontitud"»

 Riccardo Ehrman volvería a preguntar: 

«"Wann tritt das in Kraft?"» (¿Cuándo entra en vigor?)
 
Schabowski, no encontraba respuesta a la pregunta. La medida debería entrar en vigor a las 4:00 horas de la mañana siguiente, pero Gunter Schabowski atendiendo a su lógica respondió: 

«"Por lo que yo sé inmediatamente ("Ab sofort"), sin demora"»

Gunter Schabowski sin saberlo, acababa de dar un paso de consecuencias inimaginables, había firmado la sentencia del Muro de Berlín.

La rueda de prensa finalizaba a las 19:00 horas con los periodistas preguntandose que consecuencias podría tener lo que acababa de tansmitir Schabowski. La noticia llegaba minutos después a las televisión de ámbos lados de Berlín, corriendo como la polvora por las calles de la RDA y la RFA.



Los ciudadanos comenzaban a celebrar la noticia con cautela y las reacciones comenzarían a producirse entre la población lentamente, aunque sobre las 20:00 horas comenzaban a llegar cada véz mas ciudadanos de la RDA a los puestos fronterizos como Bornholmerstraße, uno de los mas transitados para cruzar el Muro de Berlín de una parte a la otra, comenzaba a conglomerar más y más gente, que veían aumentado su valor y cada vez reclamaban con más insistencia. La frontera continuaba sellada a lo largo del Muro de Berlín y la tensión aumentaba por momentos.  En Bornholmerstraße el jefe de control de pasaportes, el Teniente Coronel Harald Jáger tras varias llamadas al Ministerio del Interior y con orden de la Stasi, comenzaba a dejar pasar a los mas alborotadores. Los guardias cuñarían el pasaporte directamente sobre la fotografía, significando que perderían la nacionalidad de la RDA. Este dato no poco importante no se le estaba comunicando a los ciudadanos que comenzaban a traspasar el Muro de Berlín, ya se enterarían cuando intentaran regresar. 

Hasta esa hora habían salido pocas personas aún en lo que se denominó "solución de valvula de presión", unas 500 personas a las 23:00 horas, que no sabían que acababan de perder la nacionalidad de la RDA y serían expatriados. Sin embargo el grueso de las personas que allí se agolpaban no habían conseguido traspasar el Muro de Berlín y amenazaba con descontrolarse. La masa se alentaba a sí misma con gritos como "¡Volveremos!" o “¡Abrid! ¡Abrid!”. En la otra cara del Muro, surgía otro grito de una multitud similar de alemanes occidentales: “¡Venid!”, al igual que en otros puntos de Berlín occidental en los que muchos estudiantes se subían al muro en la parte de la RFA. Harald Jáger, junto a los guardias fronterizos se debatían en si debería dejar pasar a la multitud o por el contrario abrir fuego, no tenían ordenes de arriba.

En esos momentos los ciudadanos de la RDA que habían pasado al Berlín occidental comenzaban a querer volver. Un guarda en la otra parte del muro llamó a Harald Jáger. Un matrimonio que había traspasado el Muro de Berlín horas antes quería regresar porque tenía los niños en casa. En ese momento Jáguer tomó una decisión trascendental más en aquel día de Noviembre. Ordenó que no se aplicara la norma de la prohibición del retorno, todos los ciudadanos con sello en la foto podrían retornar al Berlin Oriental. Se levantó la barrera así, y en cuestión de minutos, se iban abriendo como la pólvora todos los puestos fronterizos. “Die Mauer ist Weck,” se gritaba, "El muro ha caido". A las 00:02 mínutos no quedaría ninguna barrera sin levantarse. A media noche la situación estaba asumida sin vuelta atrás. Las fronteras estaban abiertas, habiendo sido superados por la situación.


En la Puerta de Brandemburgo, simbolo de Berlín, las autoridades decidieron no ceder con tanta facilidad. Cientos de guardias fronterizos de la RDA tomaron posición, viendo como la Puerta de Brandemburgo comenzaba a abarrotarse de personas que acudían por el boulevard de "Unter den Linden". Allí no había paso fronterizo y la idea era asaltar el Muro. La multitud gritaba: “¡El muro, el muro tiene que caer!”. Al subirse al Muro de Berlín un ciudadano del Este entre los chorros de agua que intentaban disuadirle, la gente enloqueció. En un instante no había sitio arriba. En ese momento el Muro de Berlín, 28 años despúes, había caido.

A pesar de todo, la verdadera migración tuvo lugar hasta la mañana siguiente. La del 10 de noviembre. El estado de división política finalizaría el 3 de octubre de 1990 cuando la República Democrática Alemana se incorporó a la República Federal Alemana, dejando así de existir cuatro décadas después de su creación. 

Entradas Relacionadas:

4 comentarios:

Paco Muñoz dijo...

Muy interesante entrada. Es un documento que no hemos valorado en su justa medida. Alemania dividida en el momento histórico que cuentas, es ahora quien controla la Comunidad Económica europea. Nuestra historia cercana está muy ligada a Alemania, en muchas cuestiones, muchas buenas y otras no tanto, como en la misma vida. Te felicito.

José Manuel Segura dijo...

Gracias de nuevo Paco, perdona por el retraso pero ando un poco desconectado. Es asombroso como el pueblo alemán se ha levantado mas de una vez empezando desde 0, y consiguiendo siempre volver a ser una potencia mundial. Un saludo.

Anónimo dijo...

Que emocionante relato! Soy de Argentina y ese acontecimiento lo viví por televisión cuando era casi una adolescente, en ese momento aunque sabía lo que significaba la caída del muro, no era consiente de todos estos detalles y ahora al leerlos toma otra dimensión lo que viví a la distancia frente a un televisor!
Gracias a quien lo escribió.
Patricia.

hjorgev dijo...

Hola, José:
Solo un detalle. La frase es "Die Mauer ist weg". Literalmente, "se ha ido"; vale decir, ya no está. 'Weg' también es camino, pero en este caso se escribe con minúscula.
Saludos desde Alemania
http://hjorgev.wordpress.com/2014/10/06/la-caida-del-muro-de-berlin/

Publicar un comentario

Creado por José Manuel Segura. Con la tecnología de Blogger.

Seguidores

Entradas del Blog

Visitas

Súmame un +1

Sígueme en Twitter

Compárteme

CrPc en Facebook

CrPc en twitter

FeedCount

Privacidad

Protected by Copyscape Plagiarism Detector